domingo, 8 de julio de 2007

Pensando diferente


Steve Jobs es uno de los referentes en el mundo tecnológico. Fundador de Apple es el prototipo del empresario exitoso basado en las ideas creativas como el iMac, iBook, iPode Nano y más recientemente el iPhone. Incursionó con éxito en el mundo de los dibujos animados computarizados, a través de Pixar, la empresa que dio fama a Toy Story , Monsters, Toy Story 2, Buscando a Nemo, Cars.

Jobs quien se caracteriza por aparecer siempre en forma informal, es considerado un gurú tecnológico por el éxito comercial alcanzado en los proyectos que se ha embarcado.
Sin embargo, su vida no siempre ha sido color rosa, ha tenido que pasar por tragos amargos, un poco de esto nos relata en un discurso en la Universidad de Stanford

Conectar los puntos
"... No puedes conectar los puntos hacia adelante, sólo puedes hacerlo hacia atrás. Así que teneís que confiar en que los puntos se conectarán alguna vez en el futuro.Tienes que confiar en algo. Tu instinto, el destino, la vida, el karma, lo que sea. Porque creer que los puntos se unirán te darán confianza de confiar en tu corazón. Esta forma de actuar nunca me ha dejado tirado, y ha marcado la diferencia en mi vida."

El amor y la pérdida
"... No lo vi así entonces, pero resultó ser que el que me echaran de apple fue lo que mejor que jamás pudo haberme pasado. Había cambiado el peso del éxito por la ligereza de ser de nuevo un principiante, menos seguro de las cosas. Me liberó para entrar en uno de los periodos más creativos de mi vida. Durante los siguientes 5 años, creé una empresa llamada NeXT, otra llamada Pixar, y me enamoré de una mujer asombrosa que se convirtió después en mi esposa"

La muerte
"... Tu tiempo es limitado, de modo que no lo malgastes viviendo la vida de alguien distinto. No quedes atrapado en el dogma, que es vivir como otros piensan que deberías vivir. No dejes que los ruidos de las opiniones de los demás acallen tu propia voz interior. Y, lo que es más importante, ten el coraje para hacer lo que te dice tu corazón y tu intuición. Ellos ya saben de algún modo en qué quieres convertirte realmente. Todo lo demás es secundario."

Discurso de Steven Jobs en la Universidad de Stanford (1/2)



Discurso de Steven Jobs en la Universidad de Stanford (2/2)




Debemos confiar en nuestros instintos; mientras éstos sean buenos, nos llevarán a buen puerto. Como los niños cuando empiezan a aprender sus primeras lecciones escolares, no necesariamente conocen el resultado final de su proceso de aprendizaje, no saben si les servirá o no... si tendrán aplicación o no en la vida práctica... quizás hasta ni saben si lo que estudian es para alguna aplicación. Al inicio se dejan llevar, muchos confían en sus padres, luego en sus profesores, amigos... el éxito dependerá, en muchos casos, de cruzarse en el camino con buenas personas que les sirvan de referentes y guías en el camino del conocimiento. Pero el ser humano, independientemente de estas influencias, al final, tiene que tomar sus propias decisiones... es en este punto de quiebre... cuando se encuentra solo, completamente desnudo, despojado de todos estos referentes... acompañado sólo de su conciencia, en que debe decidir hacer o no algo, tomar o no un camino, emprender o no una acción, ser corrupto o no, golpear o no a alguien, amar o dejar de hacerlo.... es ahí, cuando toma mayor importancia el "dictado" del corazón. En este punto, la fuerza interior de cada uno de nosotros es lo que nos define, lo que nos caracteriza y diferencia unos de otros.

Por eso debemos confiar en nuestra fuerza interior, dejarnos guiar y esperar con confianza que luego todos los puntos referentes se unan. Tal y cual hacíamos cuando entrabamos a un examen escolar, secundario, universitario... sabíamos que de alguna manera, todo la preparación previa, todo el estudio y bagaje desarrollado iba a servirnos para salir airosos. Eso nos daba confianza para entrar seguros a estos exámenes porque sabíamos que íbamos a recordar todo lo estudiado.

Si esto lo trasladamos a nuestra vida diaria, es lo mismo. Siempre escucho decir que todo lo que nos sucede es por algo... y es así porque en algún momento todos los puntos, llámese experiencia previa, nos van a servir de algo; sólo debemos darnos cuenta en que momento se conectan dichos puntos. En los cambios institucionales radicales, la visión del líder es importante porque es el llamado a saber en qué momento se unen esos puntos o los hilos directrices para llegar a buen puerto... igual, cada líder de un proyecto tiene conocimiento sobre todas las fases del mismo, los posibles riesgos que deben enfrentar, los recursos que debe manejar, el tiempo que requieren para terminar, el presupuesto asignado.. claro... es importante tenerlo en un MS project lo más que se pueda... pero las herramientas siempre estarán ahí, ellos no son los que deciden o sueñan... los agentes de cambio somos nosotros, las personas...

En este punto juega mucho las ambiciones, las metas personales, la visión que tengamos de nosotros en el futuro... lo que diferencia a las personas es su capacidad de soñar, porque... qué es la visión de uno en el futuro?... pues... es un sueño de lo que queremos ser... y no existe dos sueños iguales, ni dos personas que sueñen lo mismo. ¿Queremos trabajar en una institución modelo? ¿Queremos estar orgullosos del lugar donde trabajamos?... pues tenemos la oportunidad de contribuir a que esto suceda... cada cambio que realicemos en nuestro espacio, en nuestras oficinas o unidades orgánicas, será un granito de arena hacia el cumplimiento de esos sueños.... nunca olvidaré una frase que escuché en la universidad: "Quien no hace nada por cambiar las cosas, pierde el derecho a la protesta"... así que siempre debemos esforzarnos lo máximo que podamos para que nuestros sueños se concreten, sino de nada sirve quejarnos pues sólo estaremos enviando mala vibración a nuestro entorno.

Esto me recuerda una publicidad de Apple...


Think Different



Bueno, no pretendo hacer pesado este blog, así que les dejo con un vídeo muy gracioso sobre la competencia permanente entre Steve Jobs y Bill Gates quienes aprovechan todo escenario para lanzarse puyazos mutuamente:


Gates vs. Jobs









1 comentario:

Francisco Li dijo...

Recordé a mi Commodore 64, mi Drive 1541 y luego mi Commodore 128 y mi Drive 1571... qué nostalgia...